Columna: Villa San Luis Monumento Histórico Nacional

Columna: Villa San Luis Monumento Histórico Nacional
Bloque 16 de la Villa San Luis que aún permanece en el Lote 18. © Miguel Lawner
Villa San Luis, la población que construyó Salvador Allende para acabar con la segregación social urbana, podría ser demolida prontamente, a menos de que el Consejo de Monumentos Nacionales la declare Monumento Histórico. Podría iniciarse, de esta manera, un camino de reparación simbólica y de reconocimiento de una masiva y oculta violación a los Derechos Humanos.

En los últimos días ha tomando fuerza una campaña ciudadana en defensa del último paño de terreno de la emblemática Villa San Luis. En el lugar, sobreviven 4 de los 27 edificios de una población construida por el Estado para acabar con la segregación social urbana. Todo comenzó el 28 de febrero pasado, cuando el arquitecto Miguel Lawner, solicitó al Consejo de Monumentos Nacionales, que el Lote 18 de Villa San Luis fuera declarado Monumento Histórico. La solicitud del ex Director de la CORMU, fue acogida a trámite, mientras se iniciaba una campaña que ha logrado conseguir las firmas de apoyo de 1200 ciudadanos y la adhesión de más de 20 organizaciones sociales.

El “Comité de Defensa de Villa San Luis”, que agrupa a estas organizaciones, se reúne hoy martes 21 con el Vicepresidente del Consejo de Monumentos para conocer el estado de avance de la declaratoria. Algunas de las entidades que apoyan la conservación del último paño de terreno de San Luis son: el Comité Hábitat y Vivienda del Colegio de Arquitectos de Chile; Techo-Chile y la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales. Respaldan también, varias federaciones de estudiantes y movimientos políticos como Revolución Democrática y Ukamau, entre otros. El apoyo ciudadano que ha despertado la campaña, se explica por el valor arquitectónico y urbanístico del conjunto habitacional, pero también por la propuesta de levantar, en el Lote 18, un sitio de Memoria destinado a reconocer las violaciones a los DDHH ocurridas en Villa San Luis.

LA HISTORIA QUE SE QUIERE PRESERVAR

© Miguel Lawner

En la carta donde Lawner solicita la declaratoria, se explica la historia de la siguiente manera: “En 1972, el gobierno del presidente Salvador Allende construyó este conjunto habitacional en el corazón de Las Condes. Sus viviendas, fueron entregadas a familias de trabajadores, en un intento por acabar con la segregación social urbana. Las 1038 familias beneficiadas por la CORMU, que habitaban mayoritariamente asentamientos precarios a la orilla del río Mapocho, obtuvieron de esta manera una vivienda digna en un proceso completamente regular, que incluyó ahorro previo y pago de dividendos. Después del golpe militar, las familias fueron desalojadas de sus hogares por la fuerza de las armas, y desplazados a poblaciones marginales, en Independencia, Renca o Pedro Aguirre Cerda. Simultáneamente las viviendas de San Luis se entregaron a personal del Ejército. Los responsables de este delito permanecen impunes, mientras las víctimas no han recibido ningún tipo de reparación o reconocimiento por parte del Estado”.

“Tras el retorno de la democracia”, continúa Lawner, “el Ministerio de Bienes Nacionales destinó la población al Ejército, para fines habitacionales de la institución y prohibiendo explícitamente otros usos. Sin embargo, el Decreto correspondiente no se respetó y el Ejército vendió los terrenos e inmuebles el año 1996, a Inmobiliaria Parque San Luis S.A., en una operación donde el Ejército recibió 89 millones de dólares. Se abría así el camino que condujo a la demolición de 23 de los 27 bloques de departamentos de la población”.


Reunión Pobladores Villa San Luis © Miguel Lawner

Hacia el final de su carta, el arquitecto explica el uso que se ha dado a los terrenos escribiendo: “sobre las viviendas sociales construidas por el Estado, se erigió Nueva Las Condes, uno de los principales centros de negocios del país. Entre los compradores, –que han demolido casi toda la población para construir edificios corporativos- figuran personas como Alberto Kassis, ex Presidente de la Fundación Pinochet, además de las familias Cueto, Sarquis y Zalaquett. Mientras estos empresarios se han enriquecido gracias a terrenos de enorme plusvalía, los pobladores expulsados de la villa, siguen viviendo en la periferia, sin haber recibido compensación alguna”.

Por su parte, El Comité Hábitat y Vivienda del Colegio de Arquitectos firmó hace pocos días su carta de apoyo. En ella señalan: “nuestra organización considera que es fundamental preservar este lugar, tan importante para la historia urbanística y social de nuestro país. En este sentido la declaratoria sería un primer acto de reparación simbólica, para las víctimas de la mayor agresión social urbana de nuestra historia reciente”. La carta termina señalando: “Esperamos que exista la voluntad del Consejo para declarar Villa San Luis, Monumento Histórico y colaborar así, mínimamente, en un proceso de reparación moral, tendiente a saldar la deuda histórica que tiene el Estado con las víctimas de esta emblemática población”.

La construcción de un sitio de Memoria, en el Lote 18, es un anhelo de todo Comité de Defensa de Villa San Luis. Este espacio de Memoria permitiría avanzar en la reconciliación nacional y ayudaría a recordar que las armas, las presiones inmobiliarias y los grandes poderes económicos, no deben atropellar nunca los derechos de las personas.

Por Jaime Díaz Lavanchy
Periodista y documentalista

Ha producido el mediometraje "Villa San Luis la Consagración de la pobreza", con el patrocinio de Ciudad Viva y del Instituto Nacional de Derechos Humanos. También es miembrodel Comité de Defensa de Villa San Luis.



Fuente: plataformaurbana.cl